Siempre que puedas haz el bien

Cada uno de nosotros, cada día, somos capaces de generar impactos positivos en los demás, no dejemos pasar la oportunidad de hacerlo.

Existen muchas historias en las cuales se manifiesta actos de bondad de las personas que sin saberlo terminan generando grandes impactos positivos en los demás.

Una de estas historias es la del doctor Howard Kelly.

El Vaso de leche

Un muchacho pobre, que vendía mercadería de puerta en puerta para pagar sus estudios, vio que sólo le quedaba una simple moneda y tenía mucha hambre. Entonces decidió que pediría comida en la próxima casa. Sin embargo, los nervios le traicionaron cuando quien le abrió la puerta fue una encantadora mujer joven.

Nervioso, en vez de comida, pidió un vaso de agua. Ella lo notó con aspecto famélico, así que le brindó un gran vaso de leche. Él bebió lentamente, y luego preguntó: 

¿Cuánto le debo? 

– “No me debe nada”, respondió ella, “mi madre siempre nos ha enseñado a no aceptar pago por una caridad”.

Él dijo: “Pues se lo agradezco de todo corazón.”

Al salir de aquella casa Howard Kelly, no solo se sintió más fuerte físicamente, sino que también su fe en Dios y en los hombres era más fuerte. Había estado a punto de darse por vencido y dejarlo todo.

Varios años después, esa joven mujer enfermó gravemente. Los médicos de su pueblo estaban confundidos sin poder hallar alguna cura a su mal. Finalmente la enviaron a la gran ciudad, donde llamaron a un especialista para estudiar su rara enfermedad.

Llamaron al Dr. Howard Kelly para la consulta. Cuando el médico escuchó el nombre del pueblo de donde era ella, una extraña luz iluminó sus ojos.

Inmediatamente, vestido con su bata de médico, fue a ver a la paciente. Él la reconoció de inmediato.

Regresó al cuarto de observación determinado a hacer todo lo posible para salvar su vida. A partir de ese día dedicó especial atención a aquella paciente.
Después de una dura lucha por la vida de la enferma, logró curarla y darle de alta.

El Dr. Kelly pidió a la administración del hospital que le enviara la factura total de los gastos. El la pagó, después anotó algo y mandó que se la entregaran a la paciente.

Ella tenía miedo de leer el documento, porque sabía que le tomaría el resto de su vida para poder pagar todos los gastos.

Finalmente, leyó la factura y algo le llamó la atención. Decía lo siguiente: “Totalmente pagada hace muchos años con un vaso de leche.

Dr. Howard Kelly.

Un vaso de leche
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

gracias por suscribirte a nuestro blog

Recibirás en tu bandeja de correo un artículo
cada vez que este se publique en nuestra página.