fbpx

Liderando cuando no eres “el jefe”

Introducción

En estos días, muchas corporaciones se han alejado de un estilo de gestión de “comando y control” y han ido hacia modos de liderazgo que se centran en empoderar a las personas y los equipos. Aún así, muchos líderes tienen autoridad formal y posicional. Administran un equipo, un departamento, una división o una organización. Ellos son el jefe.

Sin embargo, hay momentos y lugares en los que, independientemente de sus roles o títulos formales, todos en una organización pueden tomar la iniciativa y liderar.

Cuando esto ocurre, todos se benefician. Los problemas se abordan más rápidamente. Las decisiones se toman más rápidamente. Se forjan relaciones más fuertes. Y las personas se sienten positivas acerca de su capacidad para contribuir al esfuerzo más grande. El trabajo de hoy, tan dinámico y complejo, exige que los líderes de todos los niveles salten y se haga cargo.

Contenidos

¿Qué es un líder sin autoridad formal para serlo?

Ya sea que la autoridad sea formal o informal, tenemos la capacidad de liderar e influir en las personas que nos rodean. Es hacer lo que sea necesario para permitir el éxito de las personas que te rodean. Los líderes deben saber sacar lo mejor de los demás. Lo hacen construyendo confianza, siendo auténticos, siendo empáticos.

Aquí hay algunas maneras en que puede comenzar a ejercer el liderazgo, incluso cuando no tiene autoridad formal:

Escucha:

Es fácil caer en la trampa de ser el que habla todo, pero escuchar lo que otras personas tienen que decir es crítico, especialmente cuando no eres el experto en un tema. Así que esté atento y haga buenas preguntas.

Compartir:

Especialmente en situaciones de rápido movimiento, la claridad es crucial. Los líderes informales más efectivos toman la iniciativa de compartir lo que saben, de manera amplia, rápida y precisa.

Mantenga la calma:

Respire profundamente si lo necesita, pero si puede mantener la calma en una crisis, otros también lo buscarán para mantenerlos estables.

Sé honesto:

Haz un chequeo interno y asegúrate de que no solo estás en ello por ti mismo o por avanzar en una agenda oculta. El equipo lo resolverá muy pronto, así que si sus motivos son egoístas, dé un paso al costado y deje que alguien más lo lidere.

Elige tus momentos:

Dé un paso adelante para liderar cuando le apasione un tema, tenga ideas constructivas sobre cómo ayudar y tenga conocimientos o experiencia relevantes.

La experta en liderazgo Anne Morriss informa que liderar no es solo hacer las grandes cosas. Está haciendo “todo lo que está a tu alcance, ya sea que ese poder sea formal o no, para crear entornos donde otras personas puedan prosperar”. Eso puede ser simplemente apoyar a un colega en una reunión o hacer que un recién llegado se sienta bienvenido a un grupo. Y cuando otros te observan usando tus capacidades de liderazgo, dice Morriss, “lo que a menudo sucede. . . es que la autoridad informal es recompensada con autoridad formal”.

Desarrolle relaciones más sólidas con sus compañeros de trabajo

Independientemente de su puesto de trabajo, los mejores líderes tienen relaciones significativas con sus colegas. Kelsey Miller explica en su publicación de octubre de 2019 en la Escuela de Negocios de Harvard en línea, “Cómo influir sin autoridad en el lugar de trabajo”, tomarse el tiempo para conocer realmente a las personas con las que trabaja ayuda a generar confianza y cultivar relaciones positivas. Las personas estarán más inclinadas a escucharte y seguir tu dirección si te ven como una persona, no como un papel.

Según Miller, si quieres desarrollar estas relaciones fuertes, enfócate en desarrollar tu inteligencia emocional. Ella observa: “La inteligencia emocional se refiere a tu capacidad para entender y manejar tus propias emociones, así como para reconocer las emociones de quienes te rodean. Tomarse el tiempo para conocer realmente a las personas con las que trabajas puede significar la diferencia entre un aliado potencial que quiere ayudarte a tener éxito y alguien que es indiferente a tu éxito o fracaso”.

¿La conclusión? Para liderar a otros, sin importar su posición en la organización, conozca a sus colegas a nivel personal, genere confianza y use su poder para crear un entorno donde todos puedan prosperar.

¿Cuándo fue un momento en el que inesperadamente te encontraste sirviendo como líder?

Artículo adaptado del inglés de Vanessa Bhimanprommachak
Gerente de proyectos editoriales en Harvard Business Publishing Corporate Learning

Si te gustó el artículo, puedes dejar tu comentario y compartirlo en tus redes sociales.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram

Compartir en sus redes sociales

Cursos de excel en Cajamarca

Estamos sorteando consultorías empresariales gratuitas