fbpx

Los tres pasos del pensamiento inverso para dar con una idea innovadora

Un diseñador utiliza muchas herramientas creativas para pensar de manera diferente, pero ninguna es más contraintuitiva que “el pensamiento incorrecto”, también llamado pensamiento inverso.

El pensamiento incorrecto consiste en centrarse intencionalmente en la peor idea posible, exactamente lo contrario de la solución lógica o aceptable; son ideas que te pueden hacer reír o incluso que te despidan. Se trata de partir de ellas para encontrar nuevas maneras de resolver viejos problemas.

Por ejemplo, uno de los descubrimientos más importantes en la secuenciación del genoma humano vino de Fred Sanger que invirtió su proceso para lograr una innovación.

El investigador de Autodesk y presidente de Maya Design, Mickey McManus, compartió un experimento de pensamiento inverso que capturó mi imaginación. McManus había intercambiado roles con su becaria Lisa Rotzinger: Lisa se convirtió en la jefa, y Mickey en un “becario de nivel avanzado”. Mickey explicó: “Nuestro papel como líder es ser el superhéroe, llegar volando y salvar el día. Pero lo mejor que puedes hacer es servir a otras personas. Pensé, ¿y si mi papel es el del superayudante que elimina los obstáculos de su camino y deja que el superhéroe aprenda a volar?” Cuando Lisa empezó en Autodesk, McManus le dio un pósit con temas para que ella investigara: internet de las cosas (IoT), aprendizaje automático y diseño generativo. Él le dijo que su tarea era “descubrir cosas” que él no sabía y la dejó ser su propia jefa durante dos semanas mientras él estaba de viaje. Cuando regresó, sus hallazgos resultaron ser mucho más provocativos de lo que ambos esperaban.
  1. Ser el principiante. Un kōan[1] favorito del maestro zen Shunryu Suzuki dice: “En la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la del experto hay pocas”. Ser el novato cambia nuestra perspectiva y, como dice el kōan, abre nuestra mente a las posibilidades. Como principiante, se escucha más. Se es más inquisitivo e interesado en aprender de todos, incluyendo personas que son más jóvenes o tienen menos experiencia.

[1] Es, en la tradición zen, un problema que el maestro plantea al alumno para comprobar sus progresos.

  1. Dar libertad de acción. Escuchar a las personas, en lugar de decirles lo que usted piensa que tienen que hacer da a los demás la capacidad de investigar, aplicar sus ideas, sacar sus propias conclusiones. ¿Cuáles son los obstáculos que se interponen en el camino de su equipo? Tener una vista de pájaro (o en este caso, la vista de un compañero) le da la ventaja de ver los obstáculos o desafíos, mientras que poner a los miembros del equipo en el papel de superhéroe los convierte en agentes para resolver sus propios problemas.
  1. Eliminar la jerarquía. La relación de superhéroe-superayudante que Mickey estableció con Lisa eliminó la jerarquía esperada. Él la hizo sentarse al lado del CEO, y le permitió deambular y hacer preguntas a todos, incluyendo al CEO y al CTO. Él le pidió a ella que le enseñara cosas a él, y le hizo dar la gran presentación al final del proyecto. Mickey dijo: “Lisa clavó la presentación. Con 23 años de edad hizo una presentación a 400 ejecutivos de alto nivel, incluyendo a nuestros clientes más importantes que fue fascinante de ver”. Cuando permitimos que los que están en el peldaño más bajo de la carrera asuman el papel de superhéroe, y nosotros mismos damos un paso atrás para aprender de ellos, las mejores ideas pueden subir a la cima.
Artículo de Ayse Birsel (es la cofundadora de Birsel + Seck, un estudio de diseño innovador en la ciudad de Nueva York (EEUU), publicado en la revista HBR.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

gracias por suscribirte a nuestro blog

Recibirás en tu bandeja de correo un artículo
cada vez que este se publique en nuestra página.
Cursos de excel en Cajamarca

Estamos sorteando consultorías empresariales gratuitas